lunes, 19 de octubre de 2015

# MONSIEUR WITNESS XII #


El fin de la fiesta


Los estadios vacíos también son animales mitológicos. En ellos resuena el silencioso rastro sonoro que fue dejando la trama de la gran final. Y cuando todo el mundo se iba y nos quedábamos allí, esperando, sin aliento, frotándonos la pupilas los dos, como si estuviéramos entre vasos vacíos y ceniceros sucios. La final ya ha agonizado. Los dos equipos y el árbitro invisible se fueron diluyendo en el atardecer: la merienda, la ducha, la cena, la cama. Ahora el estadio está ahí, como tú estás ahí sola conmigo al borde de la noche. El fin de las fiestas solo termina anidando en las pupilas y, si acaso, en la memoria. Gol, por la escuadra, en el último minuto. —o no—.
* Las cursivas están tomadas del poema Después de las fiestas, de Julio Cortázar.