martes, 2 de septiembre de 2014

PAINTED ON A WALL



who's gonna give a shit
who's gonna take the call
when you find out that the road ahead 
is painted on a wall

Ani DiFranco

...Escarbo las iniciales de la tierra, en las paranoicas fieritas que me muerden, me marcan la piel, me sueñan, me tiemblan, me asesinan...
..Escarbo en las iniciales de la tierra, mientras el alcohol se debate entre mis venas y la muerte, sin mapa, sin brújula, con esa suicida cantándole a la vida, ese mar abierto en canal, ese muro repleto de verdades y de tristeza, pintado, apuntalado de palabras, de dibujos, de mariposas...
...Escarbo hacia las iniciales de la tierra y saboreo la más espeluznante y lírica de mis derrotas...

Miguel Ángel Maya
2 de septiembre de 2014
*     *     *

domingo, 31 de agosto de 2014

MANIFIESTO DE LAS ZORRAS

…He traducido del italiano un texto que me ha parecido interesante…
…El título original es Il manifesto delle zoccole. Su autora es Valentina Nappi, una actriz porno italiana a la que sigo desde hace tiempo. No llegué a ella por el porno sino a través de un encuentro, englobado en las jornadas de Popsophia, que tuvo lugar en Civitavecchia (Italia) el 14 de julio de 2012. Me gustó mucho lo que decía y cómo —recomiendo encarecidamente el vídeo aunque no siempre esté de acuerdo con ella—. Me fascinó Valentina, su forma de estar, su forma de responder, sus análisis, y empecé a buscar más cosas sobre ella (sus artículos, sus películas, sus entrevistas). La verdad es que ella y sus artículos me parecen infinitamente más interesantes que sus producciones hard, que a mi juicio responden a los esquemas por los que a menudo me aburre el porno (que es en esencia lo que me aburre de la sociedad): el punto de vista unívoco y la reproducción de roles prefabricados. En cualquier caso, estoy convencido de que Valentina Nappi le dará una vuelta también a eso. Por mi parte, suscribo su manifiesto, como ser humano, independientemente de mi sexo…






«MANIFIESTO DE LAS ZORRAS
Por Valentina Nappi

Nos encontramos en plena campaña de estigmatización del sexo fácil. Un ejemplo es particularmente explicativo: cuando se han ocupado del fenómenos de las chicas ducha [N.d.T: Se refiere a las llamadas ragazze doccia, chicas ducha, en octubre de 2013 hubo una polémica en Italia al descubrirse el fenómeno de chicas adolescentes, muy jóvenes, que en las escuelas e institutos de la zona de Milán ofrecían favores sexuales (sexo oral básicamente) a cambio de pequeñas cantidades de dinero, cigarrillos, porros o recargas en el móvil) y que fue tratado en Italia con sesudos debates, artículos, alarma, etcétera. El manifiesto de Valentina Nappi se escribe en este contexto, poco tiempo después de que saltara esa noticia], los artículos periodísticos, los posts en los blogs y los comentarios acerca de ello, los reportajes, las intervenciones en los debates televisivos no ponen el acento en el aspecto mercenario (las recargas telefónicas, etc.) —que en realidad es el único elemento problemático de esas situaciones — sino en la facilidad del sexo. Curiosamente, de un episodio de hace unos dos años —el de la chica que, tras una falsa denuncia que causó un auténtico linchamiento contra un campo rom, afirmó “He mentido sobre la violación por miedo” no nacieron debates sobre los modelos educativos. Curiosamente, nadie o casi nadie, probó a formular hipótesis sobre qué monstruosa violencia psicológica podía haber detrás de un gesto extremo como aquel. Evidentemente, para el sentido común, es lícito inculcar —por las buenas o incluso no tanto por las buenas— la idea de que la virginidad es un valor, es una libre elección educativa de los padres, una elección sobre la cual los demás no tienen por qué intervenir. Viceversa, tener sexo con la facilidad con la que se bebe un vaso de agua (alguna vez fue un eslogan feminista) no parece apropiado.
Incluso los psiquiatras están obligados a decir que no es apropiado. También tienen ellos que proponer modelos estándar: el buen adolescente, la sana paternidad, la sana sexualidad. Como si se tratase del funcionamiento del corazón que —este sí— cuando no es normal no van bien las cosas. Desgraciadamente, una cierta forma mentis de médicos encuentra serios problemas cuando el objeto de estudio no es el corazón o el hígado, sino la cultura, los comportamientos, los valores. Porque cuando está en juego la cultura, el concepto de funcionalidad no es tan unívoco: no es como la buena funcionalidad de un corazón sano, normal. Contrariamente a lo que sucede para el funcionamiento de los pulmones o del hígado, cuando entran en juego los comportamientos las vías ramificadas pero funcionales son múltiples y a menudo sorprendentes. No hay esquema que las soporte. Y es para temer una psiquiatría que pretende pronunciarse con la autoridad de la ciencia, en ausencia de un serio análisis de su estatuto epistemológico. Estamos hablando de una disciplina que hasta hace pocas décadas consideraba la homosexualidad una enfermedad mental.
Como atestiguan los ejemplos de exsesentaiochistas desde siempre partidarias del modelo “como beber un vaso de agua” —y completamente satisfechas de las propias elecciones— la mujer slut y fácil es una posibilidad en absoluto impracticable. Quien está mediatizado por la ideología, en lugar de poner en discusión sus propios esquemas, pretenderá ver algo que no es correcto, algún elemento oscuro. A muchos les convendría un baño de honestidad. Probablemente la mujer slut es percibida como una amenaza porque representa un contra-ejemplo —en particular en lo que concierne a la etología de la seducción y todo lo que de ella depende— a la lógica de los roles y de las diferencias sexuales, en un periodo histórico en el que desde muchos frentes se pide el retorno a valores y modelos “estables”. Da miedo la idea de que tener sexo con uno pueda ser como jugar una partida de backgammon: con toda seguridad una relación social pero no tan “especial” como era entendida la sexualidad (incluso fuera de la pareja) en el pasado.
Una relación social ocasional al mismo nivel de las otras, entre dos personas libremente de acuerdo, al mismo nivel que un encuentro de judo o una sesión de masaje. Con un impulso sentimental, incluso. Al mismo nivel de un encuentro de judo o de una sesión de masaje.
Las consecuencias progresivas de este acercamiento son múltiples:
La sexualidad se vuelve más técnica; el ejercicio, la práctica asumen un papel bastante más relevante; aprendiendo cuestiones prácticas de un gran número de parejas, cada uno contribuye a difundirlos, favoreciendo la contaminación de las técnicas y su evolución; se destraban nuevas posibilidad de cultura sensorial, por ejemplo mediante la inclusión ya no marginal de la dimensión sensorial sexual en el arte; se pone fin al desequilibrio de género sobre las posibilidades de practicar sexo ocasional, resolviendo en la práctica el problema de la mercantilización de la mujer en cuanto mujer; se da un paso fundamental en el camino de la Modernidad y de la secularización, una de cuyas instancias fundamentales es el restablecimiento del dimorfismo etológico de género.
Ya es hora de reafirmar el orgullo de ser zorras».







…El diagnóstico de Valentina Nappi y la perspectiva desde donde lo hace son, creo, interesantes. Cuando hace unas semanas sucedió aquí algo parecido (una presunta denuncia falsa de violación), me acordé de lo que sucedió en Italia en el invierno de2011. Me acordé de aquella horda incendiando casas y me acordé de la entrevista a la chica que, en su momento me impactó pero que no había guardado. Ahora, casualmente, Valentina Nappi la enlaza en su manifiesto…
…En su momento, en Italia, el hecho de la denuncia falsa de la chica pasó a un segundo plano frente a la brutalidad de las bestias que se organizaron para ir a quemar todas las casas del campamento en venganza por la supuesta violación de uno de los suyos por parte de dos rumanos. Ni siquiera se intentó identificar a los dos supuestos violadores y llevar a cabo una venganza selectiva contra aquellos dos culpables. Al contrario, las bestias biempensantes defensoras del honor y del himen de aquella adolescentes consideraron que habían sido los rumanos, todos, como pueblo, tal vez como especie, los que habían terminado brutalmente con la virginidad de una de sus crías…
…He traducido la entrevista, y destila casi tanta brutalidad como la reacción…






«“He mentido sobre la violación por miedo. Para mí la virginidad es un valor

Tras el violento linchamiento contra el campo Rom, habla la adolescente de Turín. “Pero yo no soy racista”.

Turín – Hay un pueblo en la periferia de Turín donde el tiempo se ha detenido y donde todavía es algo feo mantener relaciones sexuales antes del matrimonio. Un pueblo donde una chica de 16 años, una normalísima chica corriente con mechas rubias y camiseta a la moda, que ha estudiado hasta hace pocos meses y que ahora le gustaría encontrar algo como camarera, tiene miedo de darle a su madre un dolor demasiado grande si admite que ya no es virgen y que ha sido una decisión propia. Y para no hacerlo, se inventa que ha sido violada y dice “lo primero que se le ocurre” describiendo a los agresores como dos rumanos. Dos días después se arrepiente, cede ante las preguntas de los “carabinieri” que ya lo han comprendido todo, y cuenta la verdad: “Estaba con mi novio, era la primera vez”. Pero es demasiado tarde, porque de ese pueblo, en realidad un barrio popular de casas uniformadas construidas en los años del boom – ya ha salido la expedición de castigo y las chozas de los rumanos van prendiendo fuego. Para entender cómo ha podido suceder es necesario andar por aquellas calles con nombres de flores, donde cada diez metros alguien te para, te pregunta quién eres y qué quieres, donde las personas se llaman desde los balcones y se conocen todas. En casa de Sandra, que el jueves 8 de diciembre se ha inventado la violación, el sábado ha confesado y el domingo ha pedido perdón: con los rumanos, con la madre, el padre, los cuatro hermanos y todo el barrio. “He pedido perdón con una carta en Facebook –confirma- pero no es verdad que me avergüenzo, ¿podéis escribirlo, por favor?”






Podemos escribirlo. Pero el hecho queda. ¿Por qué contar una mentira tan grande? ¿No has pensado en las consecuencias?
No, en el momento no lo he pensado. Yo no he sido la que ha mandado a la gente a quemar las chozas. Estaba confundida, he visto a mi hermano y no he podido decirle la verdad. Después, una vez que he dicho la mentira he tenido que seguir adelante un poco más, era difícil detenerse…

¿Por qué has descrito a tus falsos agresores como dos personas que podían venir del descampado nómada de aquí al lado?

Me he equivocado. Pero lo mío no es racismo. Preguntadle a quien queráis del barrio, casi todos han tenido un robo en casa. Es normal que la gente esté susceptible, aunque no se puede justificar lo que ha pasado en las chozas de los rumanos, donde había mujeres y niños. Cuando he salido del garaje (el lugar donde había pasado la tarde del jueves junto a su novio, tres años mayor) y me he encontrado con mi hermano vi a dos chicos del campo a lo lejos que corrían. Los he visto, él también los ha visto, una parte de mi mentira ha empezado así.

¿Por qué estabas tan en estado de shock? ¿Por qué tanto miedo de que tus padres supiesen la verdad?
Generalmente no digo mentiras. Hasta cuando he empezado a fumar he ido a mi padre de decírselo, aunque sabía que no le gustaría. Pero ese día no me había preparado, no lo había hecho nunca antes, incluso mi novio tenía miedo. No ha habido ninguna violencia, lo he hecho por amor, pero el miedo sí. Y yo había prometido no hacerlo antes del matrimonio, lo había prometido de forma espontánea, me sentía una estúpida… No es verdad que tuviera miedo de los golpes ni que mi madre me obliga a ir al ginecólogo. Pero es cierto que en familia estamos todos de acuerdo en que ciertas cosas no están bien. A mis padres no les gustaba la historia con este chico, habrían querido que él viniera a casa, que dijera sus intenciones, También por esto había prometido…

¿Eres religiosa?
Sí. Como mis padres. Vamos a la iglesia, somos creyentes, me gusta que en casa haya estas imágenes (señala un cuadro en la cocina con el rostro de Jesús). Pero no soy una beata, soy una chica como todas las demás, me gusta la música y me gusta Facebook, y salir con mis amigas y mirar los escaparates del centro. Intento comportarme honestamente, sobre todo por respeto a mis padres, he cometido un error, y ya lo estoy pagando muy caro.

¿Qué te está sucediendo?
Todos hablan de mí, hemos sido amenazados, no puedo salir de casa sin que se todo el mundo me mire. Mis amigas se han enfadado, y las puedo entender, e incluso para mí familia todo ha sido un cúmulo de problemas. No era así como esperaba que fuera mi primera vez… Ya he pedido perdón, ¿qué más tengo que hacer? ¿Desaparecer? ¿Prenderme fuego?

¿Cómo te imaginas el futuro?
He hecho tres años de instituto, me he sacado el título. Me gustaría trabajar. Mi madre, mis tías [las señala, alrededor de la mesa] ya me ha perdonado, me gustaría no volver a desilusionarlas. Me gustaría que todos se olvidaran de mí, que de mi equivocación no se hablase más. Pero quizás es imposible.
14 de diciembre de 2011»





…Creo que tiene razón Valentina Nappi al relacionar su Manifiesto de las zorras con este terrible incidente en cuyo germen está toda la monstruosidad y la violencia sutil, que ejerce la religión, especialmente contra la mujer, combinada además con la brutalidad de la que es capaz el ser humano cuando piensa y actúa como horda, legitimada, además, por una cuestión de honor…
...No sé por qué algo me dice que en este terrible suceso prenavideño de las afueras de Turín y en las respuestas que da esta chica, está la clave, también, de lo que ha sucedido aquí en los últimos días...

(Continuará)

Miguel Ángel Maya
31 de agosto de 2014

P.D. Las primeras dos fotografías están tomadas del twitter de Valentina Nappi, las demás, están tomadas de distintos medios que se ocuparon de la noticia del incendio del campamento rom.

*     *     *