miércoles, 31 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXXI#


La voz


Lo único que no inmortalizaron ni las telarañas ni el pesado pedestal ni la sepultura ni el futuro antiguo y esquivo fue su voz.

lunes, 29 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXX#


Jacques


La última vez que acaricié tu voz y soñé que naufragábamos tú ya te habías evaporado del octubre frío de París. Y nunca más volvimos a vernos. Aunque eso, como sabes, no seguirá así por mucho tiempo.

viernes, 26 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXIX#


El duelo (y III)


Lo demás —aquello-que-sucedió-aquella-noche— se supo en todas partes: el cuchillo, la bicicleta, la estrella de mar desangrada. Y luego los aullidos tras los barrotes, la canción, la trama, el relato, el plan, el fin…

miércoles, 24 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXVIII#


El duelo (II)


Como si se hubiera escapado de un tango, la noche del crimen —por llamar de alguna manera a aquello-que-sucedió-aquella-noche—, brillaba la luna y tenía un cuchillo bajo su sobretodo. (Continuará)

lunes, 22 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXVII #


El duelo (I)


De entre todas las estrellas de mar que veía en el cielo estaba obsesionado solo por una. El crimen —si es que puede hablarse de crimen sin ruborizarnos— hay que situarlo en ese contexto. (Continuará)

viernes, 19 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXVI #


Cat


Cat se desmayó la última noche y se sumió en un profundo sueño durmiendo en las calles de una ciudad llamada Abandono que conocía como la zarpa de su mano. Cat solía despertar, desperezarse, lamer su leche, fingir el desaliento, sortear las caricias. Aquella mañana, sin embargo, supo que ya nada sería igual. A todo ello (a eso que ya nunca sería igual) lo llamó Barco.

miércoles, 17 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXV #


BB


Las yemas de los cinco dedos desconcertados y temblorosos que siguen a un disparo accidental tienen poco que ver con las mismas yemas de los cinco dedos sobre los desastrosos trastes de una guitarra encendida o incendiada a orillas de una carretera secundaria con todos los gritos y luciérnagas pertinentes.

lunes, 15 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXIV #


Tocando tu boca


«Sigo tocando tu boca», dijo cuando todavía la arena y sus pequeños monstruos no se habían desvanecido del todo.

viernes, 12 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXIII #


Eco


Eco se perdió al final en la vorágine de la locura y de un sutil silencio que nunca dejó de ser un ruido atroz ruido siervo ruido miseria en el que Eco jamás pudo encontrarse ni siquiera cuando se zambullía en la más espeluznante risa, esa que le rebosaba de la médula.

miércoles, 10 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXII #


Siberia Blues


Al final, el caballo de cartón se dejó maniatar y comió de tu mano y de la mía y en un relincho triste que pareció un blues dijo está bien, tú ganas esta partida, llévame.

lunes, 8 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LXI #


Benzine Me


En la habitación 31 del motel hay una boa violeta que se enrosca en su cuello saturado de purpura y detrás de sus labios de cabaret rojos hay un mundo o más bien dos mundos, uno es de verdad y el otro es de mentira. Benzine Me era su canción durante las peores noches de los años 50, que fueron más de trescientas y que coincidieron con lo más de trescientos desengaños y una vuelta a lo que quedaba del mundo.

viernes, 5 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LX #


Marilyn


[…] «Del pauroso mondo antico e del pauroso mondo futuro
era rimasta sola la bellezza, e tu
te la sei portata dietro come un sorriso obbediente.
L’obbedienza richiede troppe lacrime inghiottite,
il darsi agli altri, troppi allegri sguardi
che chiedono la loro pietà! Così
ti sei portata via la tua bellezza». […]
Pier Paolo Pasolini

miércoles, 3 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LIX #


La Luz


La luz se convirtió en un bonito erizo pequeño y en unos tomates rojos como esos sobre los que cayó el difunto Papillon la noche en la que dejó de estar vivo y quiso aprender a volar. La luz de la mañana seguía siendo un erizo pequeño cuyos ojos palpitaban.

lunes, 1 de agosto de 2016

# MONSIEUR WITNESS LVIII #


BeginTheBeguine


BeginTheBeguine tiene los bigotes afilados y las orejas rojas y maniobra en un Messerschmitt vestido con humo y fuego y un ensordecedor ruido de motores estallando y hélices moribundas. Está a punto de cortar la superficie del océano como un bisturí enloquecido. BeginTheBeguine reza. Y, como The End, se relame porque sabe que, ahora sí, todo va a terminar. Cae. Esta vez para siempre. En el fondo del mar.

viernes, 1 de enero de 2016

# MONSIEUR WITNESS LVII #


The End


The End lloraba de rabia y apagaba las velas. Una vez más había perdido todo lo que había apostado en el hipódromo. Él y su jaula repleta de pájaros tramaba una venganza apoteósica. Soñaba con cambiar el rumbo y el ritmo del mundo. The End —se relamía mirándose al espejo— empezaba de nuevo.

jueves, 31 de diciembre de 2015

# MONSIEUR WITNESS LVI #


Blue Tango


Blue Tango apuraba las últimas horas del año. Se había propuesto descansar para siempre, abandonarse al cosmos, descerrajar su fortuna y dilapidar lo poco que le quedaba de futuro. Blue Tango decidió salir por la puerta trasera. El resto, lo dejó escrito en un cuaderno gastado que guarda en su mochila.

lunes, 28 de diciembre de 2015

# MONSIEUR WITNESS LV #


Lumbre


Lumbre bajó atropellada las escaleras llevando puesto el vestido de noche azul heredado y llevando consigo todas las joyas que había encontrado en la caja del hueco de la pared —siempre el hueco de la pared—. La cremallera del vestido que lo cerraba desde el coxis a la nuca, estaba rota en mitad de la espalda. Lumbre ya se había enjugado los ojos. Ahora solo quedaba encontrar de entre todas las llaves aquella que le permitiera abrir, por fin, la puerta de la calle y ser libre. Ya tendría tiempo de preocuparse de la guerra que había dejado arriba. Se había pasado diez años coleccionando coartadas.

viernes, 25 de diciembre de 2015

# MONSIEUR WITNESS LIV #


Todos los fuegos


La casa estaba vacía. Solo había escombros, polvo, silencio. Y libros. Cientos de libros que no sabíamos si clasificar como escombros, polvo o silencio. La última noche, antes de escaparnos, supe que, si bien al principio la muchacha del Dauphine había insistido en llevar la cuenta del tiempo, al ingeniero del Peugeot 404 le daba ya lo mismo. Esa, no otra, fue nuestra perdición.


miércoles, 23 de diciembre de 2015

# MONSIEUR WITNESS LIII #


Ahab


Mi Moby Dick se había llevado parte de mí cuando se llevó aquella pierna. En su momento me negué a hablar de ello y de mi boca no volvió a salir nada que tuviera la forma y el rencor de una ballena blanca. Hasta que una noche, en un apacible lago, se desató una tempestad que terminó con las pocas palabras que todavía tenía guardadas.

lunes, 21 de diciembre de 2015

# MONSIEUR WITNESS LII #



Playa Náufrago


Serenament quan ve l’onada, acaba,
i potser, en el deixar-se vèncer, comença.
La platja enamorada
no sap l’espera llarga
i obre els braços no fos cas, l’onada avui volgués queda’s.
Lluis Llach
Tiempo atrás escribía historias sobre la arena de la playa. Eran historias que duraban apenas lo que tardaba en llegar la siguiente ola y apenas se sostenían en un par de frasespuñalada por las que, durante un instante, temblaba el mundo hasta que la ola lo cubría todo de olvido.