miércoles, 7 de octubre de 2015

# MONSIEUR WITNESS IV #


Límite


Pinchar la rueda a quinientos metros del Polo Norte era un buen final para nuestra historia pero también un mal presagio. En una pequeña taberna de Tromsø conocí a un tipo que se había pasado media vida en plataforma petrolífera en la Antártida —o quizás no fue en la Antártida, sino en barcos mercantes, cruzando una y otra vez el Cabo de Hornos. En cualquier caso se había pasado media vida en el Polo Sur—. Le gustaba el folclore chileno y el mate argentino. Cantaba «Gracias a la vida» y «Luna tucumana» —No es muy habitual encontrarse a noruegos imponentes cantando zambas y chacareras en las tabernas de Tromsø—. Fue él quien, borracho como una cuba, me dijo «Lo mejor que puedes hacer es volver a por ella y llevarla a que conoca el Polo Norte». «¿Por qué el Polo Norte?». «También puedes llevarla a Disneyland, pero en el Polo Norte está el límite». Entonces levantó la copa y le pidió la última al camarero.