jueves, 3 de diciembre de 2015

# MONSIEUR WITNESS XLV #


Pulgarcito anoche


Anoche seguí tu rastro de migas, bajo el cielo estrellado de Dublín, como Ulises. Anoche me empujaste y me latiste. Comía migas de tu mano como un perro romántico, como si fuéramos muñecas abandonadas. Anoche te me prohibí para siempre, como si fueras mi peor dirección contraria, pero en la prohibición había un resquicio de sueño desde el que te llamaba a deshoras y me iba de fiesta con los gatitos, como cuando bailabas para mí.