sábado, 31 de enero de 2009

Aventuras y Limones

...Me gustan las especies en peligro de extinción, raras, geniales...
...Yo lo conocía, como todos, de la noche televisiva. Fue Braulio quien, tiempo después, me pondría un cassette con Las increíbles aventuras de Juan Antonio Canta, tiempo después de que hubiera decidido quitarse la vida después de haber tocado el éxito con las manos, porque supongo que se la sudó tocar ese éxito viscoso con sus propias manos, que empuñaban, como mucho, una guitarra o su sexo tan pequeño para traerla de nuevo a su lado. Porque sabía que cuando él, sí, ella, no. Como siempre pasa. Y que cuando ella, sí, él pensó que, total, ya, para qué. Como siempre pasa, o al menos, como a mí siempre me pasa (y siempre me pasó y siempre me pasará). Nos habló de Catherine Deneuve, porque sabía que nunca iba a estar en un ascensor con ella. Nunca vi nada tan lúcido como reconocer que uno nunca coincidirá con La Deneuve en el ascensor, aunque cada vez que suene la puerta le pida a Dios que sea ella. Nos contó la historia del viudo del submarino, a quien le jodió la vida el golfo "Rodolfo" Hitler. Le dijo una y mil veces que la quería, y que sólo eso podía ofrecerle. Quererla con toda su alma, a pesar de sus cosas...
...Dicen que unas semanas antes de volarse la cabeza, le escribió una carta a Martirio en la que le decía que: «Pasarán los guitarrazos y el caos y quedará la belleza. Yo, que me paso el día rezando al dios de las canciones con desigual resultado, anoche encontré la sangre del sur en un teatro que parecía un avión e iba tan lejos que me confundí tratando de saber si era la posguerra o era el futuro»...

...Decidió irse al otro barrio el 22 de diciembre de 1996 y alguien debería investigar por qué a los mejores se le ocurren este tipo de ideas descabelladas... El resultado es que Juan Antonio Canta o Silvio ya no están entre nosotros, cuando deberían ser especie protegidas... Y mientras ahí están los tres mosqueteros, vivitos, patéticos y coleando, con sus visas rebosantes a causa de resúmenes escuálidos y obscenos, de regúrgitos infames y remixes, cada verano... (No mientes ruina, Miguelito...)

...En fin, todavía quedan los márgenes, y mientras haya periferia hay esperanza ymientras haya esperanza, ya se sabe, siempre habrá vida, o al menos algo de aire...

Miguel Ángel Maya
Madrid, 31 enero 2009

5 comentarios:

Lara dijo...

ay

A. Degetau dijo...

¿Cuánto es en euros, o dólares o pesos mexicanos 500 000 pesetas de esa época?

Miguel Ángel Maya dijo...

...ay ay también... Larita...
...Adriana, amor, qué pregunta tan rara... En euros vienen a ser 3000, en dólares unos 3800 o 3700, según mis cálculos (no muy fiables, por cierto), y en pesos, según tengo entendido, deberían ser unos 37000 o 38000... (¿escuchaste, al final, Eskimo y I remember de Demian Rice?)
...Beso...

David J. Calzado dijo...

Juan Antonio Canta, Vainica Doble, Silvio (la momia no, el único)... La periferia es el único centro posible. Hazte -si no lo has visto- con A la diestra del cielo, biopic documental sobre las andanzas del rockero cofrade (si no, yo te lo paso por Pando). Por cierto voy por la mitad de la novela de Lago. Ya te cuento.

A. Degetau dijo...

Sí, lo escuché. Me gustó más Eskimo. Damien Rice puede volverse un poco pesado.