viernes, 2 de noviembre de 2012

LAS CRIATURAS


Pero no mía 
ni de Dios ni de nadie 
ni tuya siquiera. 

Agustín García Calvo