miércoles, 13 de enero de 2010

El aventurero


A Manu Leguineche

Aventura
(Del lat. adventūra, t. f. del part. fut. act. de advenīre, llegar, suceder).
1. f. Acaecimiento, suceso o lance extraño.
2. f. Casualidad, contingencia.
3. f. Empresa de resultado incierto o que presenta riesgos. Embarcarse en aventuras.
4. f. Relación amorosa ocasional.




...Cuando era chico devoraba libros de aventura, y los programas de Félix Rodríguez de la Fuente y de Miguel de la Quadra-Salcedo: que anduvo perdido en la selva, que fue deportista olímpico, que fue corresponsal de guerra... Era admirable un tipo capaz de enfrentarse a una boa, a unos militares corruptos, o a un récord olímpico...
...Después leí a Norman Lewis y recorrí su Nápoles después de la liberación, tan parecido al Nápoles de medio siglo después, y los libros de viaje de Luis Pancorbo o la África de Javier Reverte, y a los cronistas de Indias, esos tipos de dudosa reputación que se montaban en un barco y se inventaban narrativamente lo que veían y lo que hacían en aquellas tierras todavía desconocidas, y que eran heroicos y miserables; o vi las crónicas de los reporteros de la guerra de Yugoslavia (fue la primera en que reparé en ellos); o a Rosa María Calaf o Manolo Alcalá, a quien recuerdo retrasmitiendo bajo una lluvia de metralla, o incluso Pérez-Reverte...





...Yo quería ser aventurero, como ellos...
...De Miguel de la Quadra-Salcedo aprendí, por ejemplo, que el hígado ahumado nunca puede faltar en la mochila si uno piensa perderse en la selva a machetazo limpio
...




...Antes de ayer volví de Roma: el avión tenía que haber salido a las 8, pero había llegado de Lisboa con una pieza rota que tenían que traer de Milán, montarla y hacer las pruebas. Finalmente el avión partió pasada la media noche y llegó a Madrid (un blanco manto de nieve desde lo alto) hacia las 2:30. En el aeropuerto no había ni un solo taxi pero informaron de que habían puesto un servicio de metro hasta Nuevos Ministerios, de modo que hacia las 3 de la madrugada fui caminando desde la terminal 1 hacia el metro. Había gente acampada en el aeropuerto. Yo caminaba y junto a otras tres personas hasta la conexión con el metro...
...Entonces vi frente a mí a un hombre en una silla de ruedas que iba empujada por una mujer negra. El hombre llevaba un bolso de viaje en su regazo y miraba aguzando la vista hacia el final del pasillo. No me vio. Yo sí: era Manu Leguineche, el viejo corresponsal, el aventurero, el narrador delicado y bonachón, que a las tres de la madrugada avanzaba en su silla de ruedas por el desangelado Barajas para tomar un nuevo avión quién sabe hacia dónde...





...No pude evitar sentir una emoción profunda porque después de los avatares rocambolescos en el aeropuerto de Roma, la tensión sobre el estado del avión, y de Madrid nevado, la ausencia de taxis, y mis pasos nocturnos con mochila frente a la Cibeles nevada; después de todo, acababa de cruzarme con uno de los culpables de lo que ha sido mi vida: en una entrevista creo que con Jesús Quintero, hace más de una década, Manu Leguineche contaba que se había ido a Bolivia a buscar a un tipo que había sido nazi (no recuerdo bien el vínculo que había tenido con la Alemania nazi) y que se había refugiado en un lugar remoto de la selva, donde el gobierno le había dado un trabajo como contador de aves migratorias. Narró con suavidad, cinismo y humor cómo llegó al aeropuerto de La Paz y luego tomó un autobús hasta un lugar desde el que se internó en la selva hasta un poblado y de allí, tras seis horas en canoa llegó hasta aquel nazi y consiguió entrevistarlo..
...Me emocionó tanto su relato, y eran tan bonito y a la vez tan simple, que me dije: ¡yo quiero! ¡Yo también quiero eso, y que me pasen esas cosas, y salir a buscar aventuras y... y... y...!
...No se me olvida ese momento: yo, en el salón de casa, frente al televisor, con las espinas de las acedías y los boquerones en el plato, y ese cosquilleo en mi estómago: "quiero que mi vida sea así"...
...Dos años después conocí también la Selva Amazónica y cambió mi vida, y en parte se lo debo a él: a ese hombre algo aturdido, cegato y en silla de ruedas con quien me crucé antes de anoche a las tres de la madrugada en el aeropuerto de Barajas...

...No logré vencer mi timidez, y no me acerqué a él para contarle esto que ahora escribo. Sé que fui tonto, pero a mí me pasan a menudo estas cosas... Por eso lo digo ahora, por si alguna vez el señor Leguineche mete su nombre en Google y de casualidad llega hasta aquí: que sepa que gracias a aquel relato y a sus libros dejé de leer libros de aventuras y me puse una mochila a la espalda...

...Ayer me inquietaron un poco las predicciones de Ifá para este año... El terremoto de Haití quizás tenga algo que ver con mi inquietud: la brutalidad inesperada de la tierra nos hace ver que esto no está en nuestras manos, por eso hay que salir de la oficina, por eso hay que beber vino, por eso hay que colgarse una mochila a la espalda e ir a lugares remotos a buscar personajes pintorescos y aventuras...
...Como Manu Leguineche...
...Va por usted, maestro...
...Gracias...

Miguel Ángel Maya
Madrid, 13 enero 2010

24 comentarios:

lu dijo...

A mí siempre me fliparon los libros de aventuras, más los clásicos que los autobiográficos (Pérez Reverte en concreto me parece el chufla más prepotente y bocazas sobre la faz de la Tierra), pero sobre todo vivir aventuras, claro. ¿A quién no le gusta eso? Incluso en tu propio barrio hay millones por vivir, sólo hay que tener mirada y espíritu aventurero.
Un beso mochila que te mando, ahí lo llevas, carga con él!

Miguel Ángel Maya dijo...

...Bueno, en realidad de Pérez Reverte me gustaban sus crónicas de guerra...
...De Javier Reverte es de quien me gustan los libros de aventura: sus libros sobre África me parecen maravillosos...
...Por lo demás, sí, mochila y espíritu aventurero, claro, incluso en tu barrio...
...Otro beso mochila te mando yo!...
;-)

NáN dijo...

Fíjate lo que aparece si le quitamos la "a":

ventura.

(Del lat. ventūra, pl. de ventūrum, lo por venir).


1. f. felicidad.

2. f. suerte.

3. f. Contingencia o casualidad.

4. f. Riesgo, peligro.

5. f. ant. Suceso o lance extraño, aventura.

Al final, se la acabamos poniendo (en orden creciente, las acepciones 3, 4 y 5).

Lo de Haití, lo de que en Europa hayamos tenido 10 grados por debajo de lo habitual mientras en Groenlandia y Alaska tenían 10 grados por encima, lo de ...

¿Y qué hacemos? Hemos dejado a los líderes que lo solucionaran en Copenhague y mira lo que han hecho. Y es que faltábamos nosotros, en la calle, presionando.

Yo lo hago, ya sabes que soy de los de una de cal y una de arena. Mi vida íntima (que no privada) la equilibro con mi vida de lo público. En mi lista de Favoritos encontrarás una dirección de Globalízate, el grupo con el que trabajo.

Hazlo en donde quieras, pero no creas que es que no puedes hacer nada. Grita fuerte.

Sin personas, en la Tierra, ¿dónde quedaría la ventura de la aventura?

(Ah, bien venido).

Miguel Ángel Maya dijo...

...Curioso el vocablo "ventura", Nano...
...Gracias por lo de Globalízate (ya le había echado un vistazo desde tu blog), pero a lo que me refiero cuando digo que "nada está en nuestras manos" es precisamente el futuro, como amasijo, la ventura como contingencia o casualidad, el hecho de que ahora estoy vivo y apaciblemente resguardado y que dentro de un minuto puedo estar muerto y sepultado por el mismo edificio que me resguarda a causa de un movimiento de tierra. Me refería a ello en un sentido más filosófico: de aceptación del "fatum"; y, precisamente porque no sabemos lo que va a pasar, es mejor paladear lo poco que efímeramente saboreamos, aunque sea a la intemperie, y buscar aventuras, deshacer entuertos (aquí es donde entra lo que dices tú) y, en fin, no dejarse atrapar por el mecanismo que han ideado los que mueven los hilos de todo este tinglado...
...Un abrazo...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Nano, a propósito de esto que digo te mando el enlace de este video entrañable: http://www.youtube.com/watch?v=xxYaxabKc0U
...Otro abrazo...

lu dijo...

Me refería sobre todo a "Territorio comanche", donde Pérez Reverte se describe a sí mismo como un héroe, con poquísima humildad en mi opinión, y pone a parir a otros compañeros que estaban viviendo la misma pesadilla que él. Qué mal me sentó leer ese libro. Otros de él no tanto, considero que escribe bien, pero cuando habla de sí mismo es que no lo aguanto.
De Javier Reverte tengo "Corazón de Ulises", sobre un viaje por Grecia, pero todavía no lo he leído. Está pendiente, como tantos otros.
Besos!

Miguel Ángel Maya dijo...

...Lo sé, lo sé, Lu, pero es curioso: a pesar de que Pérez Reverte vaya tan de sobrado y sea un pedante, no me cae mal. No sé, hay algo en él que me gusta. No sabría decirte qué, probablemente sea la sensación de que si fuera amigo suyo nunca me traicionaría...
...Algo así, aunque parezca que se me va la olla jejeje. A mí Territorio Comanche me gustó por cómo describía el ambiente de los reporteros de guerra, aunque estoy de acuerdo con lo que dices: que él se pone mucho como un héroe y todo eso (no hemos de olvidar que no deja de ser una novela de ficción, o al menos es lo que él dice que es)... Me recordó un poco a la película "El año que vivimos peligrosamente" (salvando las distancias, claro)...
...De Javier Reverte trata de conseguir "Vagabundo en África". Cuando cerré el libro me dieron ganas de colgarme la mochila e irme más al sur (como Kiko Veneno) del Sáhara...
...Un beso...

Anónimo dijo...

La primera imagen que tengo de una crónica de guerra en el telediario es a Pérez Reverte con un casco y un micro en la parte de atrás de un convoy. Independientemente de lo que diga o lo que haga, para mi la guerra de la antigua Yugoslavia va indisolublemente asociado a Pérez Reverte. Y eso a mi me vale más que cualquiera de sus sobradas. Leí hace años Territorio Comanche y me gustó. De hecho, tuve un profesor en la facultad de periodismo que no sale muy bien parado que digamos y aseguraba que aunque Reverte era un imbécil lo que decía era cierto. Años después, una entrevista con Ángela Rodicio se convirtió en una de las peores experiencias de mi vida laboral. Y no tuve más remedio que admitir que todo lo malo que había escrito Reverte sobre ella se quedaba corto.
... en cuanto a la aventura, yo la vivo soñando (despierta)...

Miguel Ángel Maya dijo...

...A mí también me pasa, anónima: asocio la guerra de Yugoslavia a Pérez Reverte y a sus crónicas con su hoyito, sus gafotas, su cinismo y su casco. Como digo también me gustó "Territorio Comanche", sobre todo por cómo describía el ambiente de los reporteros de guerra...
...No sé si Reverte es un imbécil, pero me inspira la confianza de la gente que vive la vida en una especie de "fair-play" con los demás, de los amigos enraizados... Ya digo que no sé bien por qué...
...En cuanto a la entrevista con Ángela Rodicio, ahí me vas a perdonar, pero soy un cotilla y un chismoso y me gustaría saber qué te pasó con ella...
...Anda, anónima, cuéntame que te pasó con la Niña Rodicio, porfi, porfi... Si no quieres contarlo aquí escríbeme al email, prometo no contárselo a nadie (como le dijo el taxista Roberto Benigni al cura que se subió en el taxi cuando le pidió confesión en aquella película que era un conjunto de cortometrajes sobre taxis y de la que no recuerdo el título)...
...Un abrazo, anónima, seas quien seas...
...Y sigue soñando despierta, por supuesto...

lu dijo...

La peli que dices es Noche en la Tierra, de Jim Jarmusch. Una maravilla.
Apunto el libro de Javier Reverte. ¿Me dará tiempo a leer todo lo que quiero leer y releer todo lo que quiero releer? La respuesta es no, ya sé, una mierda.

Miguel Ángel Maya dijo...

...No es ésa, sino "The year of living dangerously", de Peter Weir, con Mel Gibson y Sigourney Weaver...
...Pero me apunto "Noche en la tierra", que no la he visto, y tengo varios compañeros en el curso de guión que estoy haciendo que me recomiendan encarecidamente a Jarmusch...
...No, no nos dará tiempo a leer todo lo que tendríamos que leer y releer, y sí, es una mierda: con decirte que en la mesa del salón me están esperando miles de páginas con una broma infinita en su interior...
...Por cierto, Lu,un placer estas charlitas...

lu dijo...

Sí, un verdadero placer estas charlitas, pero iría todo más fluido si fueran reales y no virtuales, Migue, porque yo te hablaba de la peli a la que haces referencia en la que sale Roberto Benigni... jajaja... Qué lío, niño, así no hay quien se aclare. Esta compuesta por distintas historias y todas transcurren en un taxi, en distintas capitales del mundo, y la de Roma es la que tú dices. Qué verborrea la de Roberto, imparable, totalmente desatado el tío, pura pasión zoofílica, y al final pues el cura... Que no, coño, que no cuento el final, que tan jodía no soy...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Jajajaja...
...Sí, qué lío, no sabía que era de Jarmusch...
...Puedes decirlo: al final muere de infarto: ésa sí que la vi, jajaja, la historia de la oveja es genial...
...Aun así a mí me gusta mucho la de Nueva York y otra, que sucede en un país nórdico, con dos borrachos...
...En cuanto vaya a Sevilla quedamos para tomarnos una cervecita, para que no sea todo tan virtual (y de paso llamas a Antonio, que hace años que no lo veo)...
...Un abrazo...
;-)

Viola Tricolor dijo...

Hola Migue, llevo varios días con tu blog a cuestas, todo el 2010 practicamente, es bonito empezar el año así, porque luego te acuerdas, creo que la primera entrada que leí fue la de las fotos de marylins, después seguí con las anteriores, como me estaba gustando tanto decidí empezar por el principio, y me gustaron mucho tus entradas con las fotos de tu familia, y después he seguido a veces cronológicamente y a veces sin ningún orden, caóticamente.

Hoy he leído esa entrada de las mariposas en la que hablas de tu viaje de 9 meses y que algun día lo contarás, ojalá, porque con lo mucho que me gusta como escribes tiene que resultar algo apasionante, me encantan los relatos de viajes tal vez porque es mi forma de viajar, no soy nada aventurera. Pero es que después he llegado al Con 10 años de menos, el megapost!! me ha parecido alucinante. Lo he devorado, volveré a él con más calma. Y ayer leí esto, que me ha encantado, el lunes yo pensaba como tenía que ser de bonito verlo todo nevado desde un avión. Emocionante tu encuentro con Manu. Yo tuve una época en la que me leí un montón de libros de ediciones B, de la biblioteca grandes viajeros, también los de Africa de Reverte. De Leguineche tengo uno de los años 70 que compre en un mercadillo, a ver si me lo leo, tengo abandonados los libros de viajes.

Ah una pregunta, tu libro, el de 2 horas es un sólo libro verdad? pero tiene 2 portadas? me he liado al ver lo de tu menú derecho, tengo mucha curiosidad por leerlo.

Un beso, gracias por tus escritos.

lu dijo...

Que quede claro que el jodío eres tú, yo no quería reventarle el final a la peña que te lee...
Cuando quieras nos tomamos esa cervecita, por supuesto, y dos y tres y cuatro, que yo soy muy alcohólica.

Un beso, spoiler!

IRENE ADLER dijo...

¿Así que te gustan las aventuras?... La verdad son difíciles de encontrar en el día a día del asflato, la realidad de las aulas y las oficinas no da mucho margen para la loca casualidad, la libertad de acción... Habrá que ir a buscarlas pues!!
¿Por cierto sigues la Ruta Quetzal? Miguel de la Cuadra no pierde el ritmo ni el rumbo!
Un saludo!

Adler

Anónimo dijo...

Como yo llevo en los genes lo de ser cotilla, te voy a contar mi no-entrevista con Ángela Rodicio.
Acababa de publicar su libro Acabar con el personaje y estaba de promoción. Se suponía que era un libro muy polémico, en el que ponía a parir a sus antiguos compañeros de TVE (de donde la acababan de echar) y ella era una periodista reconocida. Yo acababa de firmar mi contrato-contrato (tras años de prácticas, becas, más becas, más prácticas) y, además del trabajo diario en el periódico hacíamos un suple dominical de 28 páginas. El caso es que estábamos a dos días de cerrar el suple y mi jefe decidió que tenía que hacerle una entrevista ¡a página doble! a la Rodicio.
Así que nada, ahí que me fui a la librería a comprar el libro (no me daba tiempo de que me lo mandaran de la editorial) e intentar quedar con ella. La cita era a media tarde, así que dediqué las horas que me quedaban a leer (unos capítulos mejor que otros) y a hacer las páginas del día. Llegué a la hora acordada y... no apareció. No era la primera vez que me pasaba, así que nada, me volví a poner en contacto con ella y quedamos en hacerla para el día siguiente.
A las 10 de la mañana estaba hablando con una radio, a las 12 en la pelu, quedamos a las 3 (me quedé sin comer) pero estaba comiendo, a las 6 le venía mal (y yo mientras escribiendo un reportaje sobre los efectos contaminantes de las seis industrias energéticas más grandes de la comunidad) y a las 8, por fin, cogió el teléfono.
-A ver, tengo prisa, así que mejor rapidito.
Y yo pensé: son las 8, tengo que hacer la entrevista, transcribirla, redactarla y maquetarla... así que sí, mejor rapidito. Y empiezo la entrevista (no me acuerdo de la pregunta exacta pero era algo así como):
-¿Qué motivos la llevaron a escribir Acabar con el personaje?
Ya pasaron algunos años e hice miles de entrevistas y para mi lo más difícil sigue siendo romper el hielo. Esa primera pregunta que siempre tienes que hacer. Sé que no es la mejor pregunta del mundo pero hoy en día creo que volvería a hacérsela. Su respuesta (de esta sí que me acuerdo perfectamente):
-Para, para, para. Ya veo que no te has leído mi libro. Tanta insistencia para esto. No sé tú pero yo soy una profesional, así que mejor no seguimos. Pi,pi,pi,pi,pi,pi...
Igual ahora alguien lee esto y dice: pues no es para tanto. Si esa es tu peor experiencia laboral, pues mira. Supongo que las tuve peores (está claro que las tuve peores) pero se trataba de mi primera entrevista-entrevista (nada más y nada menos que a una profesional) y eran las 8 de la tarde y no tenía ni entrevista, ni entrevistada, llevaba dos días al límite, me había leído su mierda de libro (con perdón) y me sentía humillada.
Mi no-entrevista con la niña Rodicio me sirvió no sólo para darle más credibilidad a las críticas de Pérez Reverte (comparto contigo ese sentimiento de lealtad con los suyos), sino para no creerme ni una sola palabra de ella.
...un abrazo miguel...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Ay, Lu, tú tranquila, que este blog no lo lee mucha gente, además, antes de entrar en él por primera vez hay un cuestionario en el que te preguntan si has visto la filmografía de Jarmusch, y si no contestas sí, blogger no te deja entrar en el blog...
...Supongo, espero que tú también hayas rellenado el formulario, ¿no? Como no sea así voy a tener que hablar seriamente con mis empleados: son unos incompetentes...
...En fin, sí, yo no es que sea alcóholico, pero la cerveza entra tan bien que...
...Un abrazo...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Viola...
...Muchas gracias y bienvenida...
...Yo también le estoy echando un vistazo al tuyo, tratando de respetar la cronología, y hay material, así que voy a tener que ir lentamente...
...Siempre me pregunto cómo llega la gente aquí. Suele ser por azar, y es bonito que te guste tanto como para ponerte a leer desde el principio. Quiere decir que ves algo en él que te atrae, y eso es lo mejor que le puede pasar a alguien que escribe, ¿no?...
...La verdad es que con los blogs, y más uno de carácter más personal como es éste, tengo siempre un conflicto en el que no sé hasta dónde se debe mostrar y hasta dónde no, qué puedo decir y qué no. En ese sentido, la entrada de Con diez años de menos supuso un límite. Más allá no es aconsejable ir, creo, porque, aunque yo creo que aunque uno no vea quién lee todo esto (como cuando está encima de un escenario y las luces impiden ver al público aunque sienta la respiración) siempre pienso que si alguien se detiene a leer estas cosas es porque busca algo (como me pasa a mí, que me gusta leer blogs) y que lo hace de buena fé. Aún así, no deja de ser una "exposición pública". En fin, no sé, de todas formas es precioso que alguien, por azar, llegue hasta aquí y decida quedarse, como es tu caso...
...Los libros de viajes de Ediciones B son auténticas joyas que para mí están a la altura de esas ediciones míticas de Barco de Vapor, Bruguera o Losada que poblaron mi infancia. Les he perdido un poco la pista, no sé si es por culpa de ellos o por culpa mía...
...En cuanto a "Últimas 2 horas y 58 minutos", sí, está editado como un solo libro pero tiene dos portadas. Son dos historias que en cierto modo tienen que ver entre sí, pero que tienen su propia autonomía...
...Un abrazo grande y espero que sigas por aquí (yo me iré tomando tu blog a pequeños sorbitos jejeje)...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Irene, Jorge Valdano decía del gol (antes de convertirse en en gerente): "el gol no se busca, se encuentra", pues con la aventura me temo que pasa lo contrario: hay que salir a su encuentro...
...La Ruta Quetzal la sigo a ratos, pero me parece admirable lo que ha puesto en pie Miguel de la Quadra con ese proyecto. Ése es el tipo de cosas que admiro en una persona, y por eso (entre otras cosas) lo admiro a él...
...Yo quise participar en la Ruta Quetzal, no recuerdo qué año, y para ello mandé un trabajo musical que no preseleccionaron :-(...
...Un abrazo...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Gracias, anónima, por saciar mi curiosidad de maruja con rulos...
...Entiendo lo que te pasó, y es curioso que reconozca en la actitud de Ángela Rodicio cómo se han comportado (conmigo o con gente que conozco) algunas personas más o menos conocidas. A veces me ha pasado igual con cierta gente de ciertos mundos casi siempre artísticos. No puedo, no quiero, o eres un pringao y yo soy la hostia. O habla con mi representante, o habla con el jefe de prensa a ver qué te dice (pero tío, si estoy enfrente de ti y te estoy pidiendo algo muy concreto)..
...Luego hay gente verdaderamente grande, de esa gente que admiras de verdad porque han hecho cosas grandes, y se toman contigo un vino en cualquier tugurio infecto y habla contigo tan campante sin preocuparse de su jefe de prensa o de su representante...
...En fin, el ser humano, anónima, que es así...
...Un abrazo...

Viola Tricolor dijo...

Hola Migue, no te sientas obligado para nada a leer mi blog, al no ser que te guste la música que pongo :), con lo demás lo más probable es que te aburras, aparte de que yo no soy escritora ;)
Ya se a que te refieres con contar o no contar, también me lo he preguntado pero creo que un blog es una de las cosas más bonitas que tiene internet, el mio no existiria sin mi musica.
A mi lo que me gusta de tu blog es como lo cuentas, por algo eres escritor, pero no estoy interesado en tu vida en particular, no te conozco pero si me fascinan todos los viajes que has hecho, las ciudades en las que has vivido, que seas andaluz, porque yo desde niña siempre quise ser andaluza :) . Por eso me parece más bonito contar las cosas enmascarandolas, lo que comentabas en tu post de y sin gatos, me gusta que no cuentes la parte del iceberg.
Buen finde, un beso.
Por cierto mi libro de leguineche es el camino más corto, a ver si lo leo aprovechando que me lo has traído a la memoria.

Miguel Ángel Maya dijo...

...No, Viola, no me siento obligado a leerlo. Me gusta, simplemente. También la música. Lo bueno de un blog es que uno puede "decir" con palabras, con imágenes, con música, con videos... un poco con todo...
...En cuanto a lo de ser andaluz, bueno, yo nací en Madrid, por eso el decir que soy andaluz, es una elección, no creo que sólo sea por los muchos años que viví en Sevilla y porque mis padres viven allí y porque "las primeras cosas" que viví sean de allí...
...Un abrazo...

Arruillo dijo...

Al margen del debate suscitado por los distintos comentarios que te han hecho - que me parece muy interesante -,te quiero comentar algo más genérico con relación al mundo de las aventuras: yo también me siento identificado con las personas que mencionas, me entusiasman los libros de viajes y aventuras y eso de coger la mochila es algo que me fascina, así que se me ponen los dientes largos con las cosas que cuentas.
Es una gozada andurrear por esta página.
Un saludo