martes, 4 de diciembre de 2012



...Algún día te contaré científicamente lo de la yema de los dedos y las teclas...
...Algún día resucitaré la baraja de naipes, y le haré el boca a boca al tiempo perdido, y me acurrucaré al abrigo de las armas de doble filo, de las trapecistas lloricas y de los lanzadores de cuchillos sentimentales, rencorosos y resentidos...
...Algún día me decidiré por cuál de los dos latidos merece la pena el duelo, y mientras tanto devoraré animales moribundos y polemizaré con enemigos inofensivos, enanos, payasos, caricatos, lanzadores de cuchillos, escapistas y mujeres barbudas...
...Mientras tanto ni siquiera te pediré que me esperes en la boca de ningún lobo, ni te contaré quién salvó a la trapecista Rebeca B.



Miguel Ángel Maya
4 de diciembre de 2012

P.D. Las fotos están sacadas de aquí.

*