lunes, 13 de agosto de 2012

SPLONK!



...Descubrir a media noche que me he convertido en un canalla o en un superhéroe de cómic tiene su precio: los sombreros magrittianos se ponen por las nubes, las calles de París, los hooligans, las rubitas que cantan y mueven su esqueleto en las pistas de baile, las telefonistas vintage, los labios rojos, los perros que mueven el rabo: todo, digamos, entra en combustión y hacen falta demasiadas manos para salir del atoyadero (si es que se sale, que ésa es otra)...




...Mis noches a veces tienen un nosequé de cómic, como las tardecitas de Buenos Aires o los labios que nos intrigan: esos labios que, hasta ahora, sólo hemos visto expulsar palabras en un compendio de vibraciones sonoras de laringes, epiglotis, y modulaciones vocales, pero de los que no tenemos la más mínima constancia acerca de la producción exacta de besos o saliva u onomatopeyas...
...Es ahí donde se siembra la fiesta y la desgracia...
...Es ahí donde empiezan su cuenta atrás las bombas de relojería...

Miguel Ángel Maya
Sevilla, 13 de agosto de 2012

*

8 comentarios:

A Ariadna, with love arponeado dijo...

Si te dicen que caí y que quebré la espina que ayer me sostenía,
ni una lágrima, ni el fruncido de una arruga en tu frente de cristal, ni el insomnio de una noche blanca, ni un lamento que empañe el chasquido de los brotes tiernos del manzano -ya huele a primavera,
¿te has fijado?- ni te distraigan de la tibia caricia del sol
que ya se alza sobre el perfil sinuoso de la sierra los tristes pensamientos.
Si me amabas, no me pienses, ni me llores, ni me mientes.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Obedezco a pies juntillas, conjuro arrugas en las frentes y conjugo las tibias caricias del sol...
...Se echaban de menos sus arpones...
;-)

Arp, piantao en el medio de la piazzolla. dijo...

Ariadna:
Quereme así, piantao, piantao, piantao...
Trepate a esta ternura de locos que hay en mí,
ponete esta peluca de alondras, ¡y volá!
¡Volá conmigo ya! ¡Vení, volá, vení!
Consolame, amor mio, apenas logro rehaserme del pesar por la muerte de mi cabra más querida, Guspida, muerta por alferesía. Era la más bexa de las cabras; tenía el pelo corto y dorado y los ojos de color caramelo, con aquella pupila vertical tan enigmática.
Ensaxando, se me caxó del trípode hase tres días y se lastimó en la pansa al golpiar con una esquina del cajón de los títeres. Un dolor.
Salío por Arenales, muriose en el Callao.
Q.e. p. d.

Miguel Ángel Maya dijo...

...¡¡Que los semáforos le guiñen y los melones la engalanen!!...

Arponero Benedetti dijo...

Te recuerdo, Ariadna:
¿Por qué pensás que yo sea uruguayo y no altagraciano, porteño, patagón o ushuaiano?
Nacido en la Boca bonaerense me replantaron pibe en el Stanley malvino, que un ebrio Galtieri rebautizó Puerto Argentino; aunque poco le duró el crisma: lo que tardó en hundirse el Belgrano desde que la virago de la Pérfida Albión golpeó con su taconcito la tarima de los Comunes. Y así la crisma argentina resultó quebrada.
Tresquilé rebaños de merinas hasta mozo y después... vino el mar.
Y ahora, manumiso, me bebo el mate y los minutos en bochinches de lunfardo y bandoneón.
Cuando la guita da licencia, sesteo en las terrazas de Corrientes y a medida que la plata escamotea, me corro hacia San Telmo o hasta la Boca, que allí los pesos parecen pesar más.
.¡Pobre Argentina mía..., que tenés el alma inquieta de un gorrión sentimental!
Sos así, siempre lo fuiste; te dejás embaucar por cualquier pelotudo ansioso de guita y cambalache y así te derrumbás, una y otra vez, con las patas boleadas por gauchos de Corrientes, 3, 4, 8, que te doblegan y te marcan el caminito que el tiempo no acaba de borrar.Y así, con la zozobra, por una cabeza –por esta cabeza- me tenés piantao, piantao…
¡Ah, mi Buenos Aires querido...! ¿Cuándo te volveré a ver…?

PD.- Perdoná, Miguelangel, que haya tomado por asalto tu blog y sea él mi paloma mensajera, mi apartado de correos, mi estafeta coronaria, la bandeja en que ofrezco mi corazón fané a Ariadna, la de los dedos rosados como la aurora.
Y es que he vuelto a florecer..., estoy enamorado y -seguro que será mucho pedir...- me gustaría que vos compusieras unos compases -sólo unos compases- que den pie a una pavana para una infanta jocunda..., que yo terminaré. Bello cadáver exquisito - vos y yo- que le he de brindar por su cumpleaños, que ya asoma por la esquina de abajo del calendario.

Obrigado.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Todo suyo...
;-)

Raquel dijo...

Si pudiera, si supiera, me marchaba ahora a esa sensación y a ese lugar.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Pues todo es quererlo, mademoiselle (¡Vamos!)...
;-)