viernes, 10 de agosto de 2012




...Te acercas y te huelo, siempre te huelo, cada vez que te siento a menos de un metro, y tienes un olor salvaje, o quizás tendría que decir silvestre o quizás tendría que callarme...
...Muero por todo lo que sea desembocar en ti o derrochar la última bala en tu carne y tus huesos, aúllo sólo de pensar que meriendo frente a tus ojos azules de animal o de sed, te digo telepáticamente, mientras te bautizo en el nombre de todos los parentescos que necesites y aprovecho para acariciar tu nuca...






...Y sí,despierto, y para entonces tú ya has cruzado el océano y yo he robado un banco apuntando a los empleados con revólveres falsos hechos con pastillas de jabón y tú sigues siendo el animal más bello del mundo y yo soy un domador de fieras y me enfrento a los malos y amanece el mundo rodeado de enanos dóciles y mujeres fáciles, y yo me he convertido en bestia, y decido buscarte y beber...
...Beberme sin parar lo que siembras detrás de esos ojos azules de animal, ese robo a mano almada...

Miguel Ángel Maya
Sevilla, 10 de agosto de 2012

*