domingo, 10 de agosto de 2014

LAS HISTORIAS SE CUENTAN UNA VEZ Y SE PIERDEN




[…] «porque la sangre se nos va despacio,
sin borbotón apenas,
desmadejadamente por los labios.

Las historias se cuentan una vez y se pierden».

Javier Egea

Miguel Ángel Maya
10 de agoto de 2014
*     *     *