jueves, 26 de junio de 2014

MI PRIMERA COMBUSTIÓN


...Estaba en el puerto y me llegó un perfume que me recordó a una noche a orillas del lago Petén Itzá. No fui capaz de saber por qué. Los olores son así. De pronto, sin esperarlo, nos zarandean así. Uno forma parte de la emboscada y mira hacia la danza suave de los barcos. Es como si de pronto la suave brisa que trae el olor de la mano tuviera la fuerza de hacernos perder los papeles. Perder los papeles en un puerto es poco decoroso...



...Los mundiales de fútbol me sirven para hacer recuento de los poros de mi piel y de mis incendios. Los mundiales zarandean el tiempo que uno lleva en alguna parte, las alarmas, las heridas, las risas, los besos, los cielos de la boca, la profundidad de los ojos, la mirada nueva, el aprendizaje de la decepción, las canas, las noches que dan ganas de llorar, las que dan ganas de reír, el olor de la leña, junto al puerto y la suave danza de los barcos, bajo el sol, el cielo azul, el mar azul, las cenizas, los papeles perdidos, el puño en el ojo, corrigiendo ese principio de lágrima, ese final...

Miguel Ángel Maya
26 de junio de 2014

P.D. La foto la tomé la tarde del 8 de septiembre de 2000, a orillas del lago Petén-Itzá (Guatemala)

*     *     *