martes, 11 de junio de 2013


...El insomnio te trae postales y sellos y saliva. Lo sabes. El insomnio trae perros y música. El duermevela y la soledad terminan en lágrima y terminan en todas las guerras que no dejaste que estallaran, y terminan en Néstor Sánchez a las 3 de la mañana, y repitiendo con los labios temblorosos la pregunta que se hacía Cortázar cuando una fiesta agonizaba y todos los platos y los vasos y el tabaco estaba mezclado y desordenado en una naturaleza muerta de vasos caídos y copas derramadas y botellas vacías; cuando todas las manos necesitan, cuando todos los labios, todos los fuegos, todos los teléfonos, todos los caminos están equivocados, toda nuestra vida: ¿Por qué, a ciertas horas, es tan necesario decir: "Amé esto"? Amé unos blues, una imagen en la calle, un pobre río seco del norte. ¿Por qué a ciertas horas tanto fuego?...

Miguel Ángel Maya
11 de junio de 2013

P.D. La foto es de John Cohen y se titula 10 Street at night. No recuerdo de dónde la he sacado.

*