lunes, 15 de septiembre de 2014

ALGÚN DÍA TE CONTARÉ LO QUE VI EN CONEY ISLAND





Para Sylvia
Algún día te contaré lo que vi en Coney Island.
Y lo que vi en aquel acuario de pirañas que con tanto mimo cuidaban
y lamían los soldados que nos custodiaban.
Algún día te contaré mi muerte todavía.
Lo haría ahora, después del insomnio y del primer café
en demasiados días, pero prefiero que
el relato y la mugre maduren, caigan y fermenten.
El día que te cuente lo de Coney Island
tendrás que empaparte de ginebra
y yo tendré que lamerte como una perra anciana y callejera
cada vez que llores: en Coney Island
ya no queda nadie.
El último superviviente hizo las maletas.
Yo vi a una chica pelirroja recitando un poema de L. Cohen
en el Bowery Poetry Club de New York City,
llevaba una camiseta gastada de Lou Reed,
se le marcaban los pezones,
estaba nerviosa,
no sabe que existo,
me acribilló con su poema,
killing me softly.
En unas horas estaré conduciendo
hacia el este, como cuando Daddy Ghost
me llevaba a Coney Island
y me parecía estar en una película
de Tod Browning, y me parecía estar
haciendo la guerra por mi cuenta
y refrescando mis labios con limón y monstruos
en un entrechocar de verbos copulativos.
La noche que te cuente lo que pasó en Coney Island
yo ya no estaré aquí porque
el mundo habrá saltado en pedazos.

Debrah Wycliffe

Poema encontrado entre los papeles y pertenencias de la mesa de Debrah Wycliffe en la editorial Farrar, Strauss & Giroux, aparecido durante las pesquisas policiales que siguieron a su asesinato, durante diciembre de 2012 y enero de 2013.

Falsa antología completa de los poetas incendiarios, Varios Autores, (próximamente)

Miguel Ángel Maya
15 de septiembre de 2014

P.D. La fotografía es de Kelly Wise 

*     *     *