lunes, 19 de julio de 2010

Te llevo dentro

mares

Según la física cuántica se puede abolir el pasado o, peor todavía, cambiarlo. no me interesa eliminar y mucho menos cambiar mi pasado. Lo que necesito es una máquina del tiempo para vivirlo de nuevo. Esa máquina es la mamoria. Gracias a ella puedo olver a vivir ese tiempo infeliz, feliz a veces. Pero, para suerte o desgracia, sólo puedo vivirlo en una sola dimensión, la del recuerdo.

Guillermo Cabrera Infante, La ninfa inconstante

,


...Conducir hacia Cádiz suena a la voz de Kiko Veneno y Javier Ruibal, suena a Pensión Triana y a Lobo López, con la pupila fija en la carretera mientras canturreo yo y canturrea ella, descalza y copiloto, con la falda deslizada al final de los muslos, mientras me relamo en ese futuro casi inmediato que casi se toca con la yema de los dedos: el mar desplegándose azul frente a mi piel...

...El sur huele a mar, y el mar me enloquece y me tranquiliza. Frente al mar soy capaz de olvidarlo todo: olvidarme de mí, de lo que llevan a sus espaldas todas las células de mi piel, que sólo piensan como los perros en la felicidad inmediata y efímera de una simple caricia, los ojos cerrados y el rostro al sol, los tímpanos entregados a las olas rompiendo en el mar, la playa recibiendo el agua y la sal como si todos los cielos de las bocas en los que uno estuvo fueran castillos de arena tan vulnerables, tan fáciles de quedar sepultados bajo la ola adecuada, la marea, la luna, o los misterios que trae y se lleva consigo el mar cada vez que viene o va, o rompe, o nos salva...

...Y luego está todo lo demás: una cenita en casa de David, en el Puerto, y una campana a media mañana o la luna, y unas risas, o no, y el mar, siempre, ahí, desplegado, llamándome, olvidándose de mí, que no me canso de mirarlo y de admirarlo, ni de bailar al son de su música, ni de...

Miguel Ángel Maya
Sevilla/Puerto de Santa María, 18/19 julio, 2010

10 comentarios:

Raquel dijo...

...qué delicia.

Aroa dijo...

qué ganas dan

IRENE ADLER dijo...

Me gusta este recuerdo... Recordar. A veces una buena forma de escapar, a veces una buena forma de quedarse atrapada. Pero siempre la mejor fuente de inspiración...

Bss

Anónimo dijo...

...Y nuevamente doy un bote en la silla...Cádiz...soy gaditana, a más señas, conileña, lo de Sevilla vino de casualidad, o no. Sueño con ver el mar, sueño y deseo ese primer baño purificador, sueño con los atardeceeres aunque tenga que hacer oídos sordos a la muchedumbre que se agolpa mi tierra por estos meses. Sueño con dejarme llevar por el azul, dícese cielo, dícese mar. Cuento los días y deseo que el calendario corra veloz y que, al llegar a orillas del Atlántico, se detenga...El mar, la mar, me da la vida y necesito renacer...La tipa :-)
PD- El Adán, primer bar de copas de Conil, por obra y gracia de Kiko Veneno :-)

Miguel Ángel Maya dijo...

;-)
...Un beso, Raquel...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Sí, Aroa, no puedo creerme que me pase meses en Madrid sin eso...
...Igual es el momento de plantearse un cambio de aires (o de mares) jijiji...
...Beso...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Sí, Irene, lo que pasa es que, en el primer baño a uno se le esfuman todos los recuerdos...
...Beso...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Ay, ay, mi querida Tipa...
...Lo bueno que tenemos los gaditanos es que, como dijo Alejandro Sanz en un pregón de carnaval, "podemos nacer donde nos de la gana"...
...Yo soy uno de esos gaditanos que nacieron en otra parte, pero no importa...
...Qué fuerte lo de Conil: yo siempre tuve con Conil una especie de idilio circunstancial: mi amigo JR, ya cuando estábamos en el colegio, pasaba los veranos allí, y empecé a ir siendo un adolescente, pero recuerdo especialmente dos veranos en los que estuve haciendo de mimo en la plaza: algún día contaré esa historia (quizás en la próxima entrada)...
...Dentro de tres días, si las cosas van bien, daré con mis huesos en Conil...
...Como ves, también yo doy brincos en la silla ;-)...
...Beso...

NáN dijo...

Van para tres años que no voy al mar, pero creo que este septiembre arreglaré mis cuentas. De todas maneras, todo lo que falta se puede recrear por dentro.

¡Al agua patos!

Miguel Ángel Maya dijo...

...Mmmmh, Nano. Tres años sin ir al mar es demasiado, por más que lo puedas recrear por dentro...
...Un abrazo marítimo...